EL PROFESOR FUENTES DOMÍNGUEZ ANALIZARÁ, USANDO LA TOPONIMIA, LA CONDICIÓN DE CUENCA COMO “CIUDAD DEL AGUA”



ESTE MARTES 23 
EN LA RACAL


El estudio de los topónimos, es decir, de los nombres propios de cada lugar, especialmente los referidos a la toponimia descriptiva y de carácter geográfico, puede funcionar a menudo para aproximarnos al pasado histórico, incluso el más ancestral de esos parajes. Ese estudio, aplicado a Cuenca, será el punto de partida de la conferencia con la que el profesor de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid Ángel Fuentes Domínguez intervendrá este martes 23 en el ciclo “Los martes, en la Academia” de la RACAL. Bajo el título de “Cuenca, la ciudad del agua” la charla comenzará, como de costumbre, a las ocho de la tarde en el salón de actos de la institución, en la segunda planta del edificio de las antiguas Escuelas de San Antón, junto a la iglesia de la Virgen de la Luz, con entrada libre y gratuita hasta completar la capacidad del local.

Un espacio de agua

Cuenca tiene sin resolver su pasado más remoto como poblamiento con anterioridad a su conformación como la ciudad andalusí que fue adquiriendo importancia en los siglos X y XI antes de la conquista y anexión a Castilla y su conversión en uno de sus más importantes concejos, ya que no se puede demostrar ese poblado pre-árabe con restos materiales concluyentes más allá de toda una serie de suposiciones que, eso sí, han animado el debate erudito desde el siglo XVI. Lo que sí está claro es que el topónimo “Qunca” (transcrito recientemente como Kunka), que aparece en las fuentes árabes – procedente a su vez de la voz latina “Concha”, que significa exactamente eso – muestra a las claras que se refiere a un espacio geográfico de cubeta o fosa, exactamente como sabemos que es el entorno de la ciudad. Pues bien, en su intervención de este martes en la Academia conquense el profesor Fuentes Domínguez se referirá a los posibles restos conocidos de este poblamiento pre-musulmán bajo la misma ciudad medieval y a otros establecimientos próximos, algunos de los cuales ahora también son parte de la ciudad,  todo ello en relación con la ordenación territorial protohistórica de lo que acabaría siendo la Celtiberia Sur u Oriental, y discutirá el origen de ese topónimo “Conca” proponiendo su origen prelatino y su carácter hidrónimo. Su significado denotaría el paisaje natural del entorno que dio lugar al origen de la ciudad y la razón y causa de su elección como centro comarcal y regional, especialmente tras la decadencia de la capital territorial celtibérica y romana de Valeria. Basándose en las sugerencias  aportadas por la toponimia, cabría así afirmar que Cuenca, antes de Cuenca, era un espacio de agua tal y como en realidad sigue siendo en la actualidad. 

Comentarios

Seguidores