miércoles, 26 de abril de 2017

LA RACAL MUESTRA SU DESACUERDO SOBRE LA INTERVENCIÓN REALIZADA EN EL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ





La Real Academia Conquense de Artes y Letras desea hacer pública su posición sobre la intervención realizada meses atrás en la fortaleza de Castillo de Garcimuñoz. Se trata de un poderoso inmueble de noble presencia que ha sufrido el paso de los siglos con intervenciones poco afortunadas. Sus muros fueron utilizados como alojamiento de nichos del cementerio y en un amplio sector se instaló la iglesia parroquial de San Juan; además, una de las torres se transformó en campanario.

Es claro que un monumento de estas características y relativamente bien conservado, al menos en su estructura general, animara a los responsables de la administración local y provincial a pensar en la conveniencia de aprovecharlo con fines turísticos. Largas y prolongadas fueron las gestiones para conseguir una intervención del Estado que pudiera cumplir ese objetivo. Finalmente, el gobierno atendió esos requerimientos y decidió llevar a cabo la intervención, con cargo al 1 % cultural, a través del Ministerio de Fomento.

Resulta llamativo que una actuación estatal se haya podido efectuar sin atender la normativa vigente en materia de intervenciones en un edificio catalogado como Bien de Interés Cultural y desoyendo las sucesivas advertencias emitidas por el organismo cualificado para ello, la Comisión Provincial del Patrimonio histórico-artístico.
También llama la atención que en todo el proceso se hable siempre de rehabilitación y restauración, cuando en la práctica lo que se ha producido es muy poca restauración y sí una atrevida intervención para implantar un contenido, en forma de estructura metálica moderna, en un continente de muros medievales.

La remodelación del castillo se realiza bajo un proyecto de la arquitecta Izaskun Chinchilla (Madrid, 1975) que ha implantado en el castillo una instalación diferenciada elaborada con elementos propios de la modernidad, incluyendo aportaciones cromáticas y técnicas contemporáneas. Es decir, se ha utilizado un edificio histórico, de determinadas características, como contenedor de un elemento absolutamente extraño para obtener unos fines que muy bien se hubieran podido lograr implantando ese elemento en cualquier otro lugar del municipio.

La Real Academia Conquense de Artes y Letras no desea emitir ningún juicio o valoración sobre el trabajo de Izaskun Chinchilla, sino solo sobre el hecho de que su obra haya sido incorporada al castillo de Garcimuñoz, distorsionando gravemente el carácter y la naturaleza de la fortaleza medieval, incluyendo los desconcertantes elementos decorativos que se han implantado en lo alto de las torres circulares y que alteran la visión general del edificio.

Los más de 2000 m2  del proyecto incluyen Cine al aire libre, Librería, Cafetería, Librería Visual y Librería de Música en lo que se denomina genéricamente “mediateca”. Los materiales principales utilizados han sido acero galvanizado, vidrio, madera y material cerámico con uniones 100% reversibles. Creemos que para conseguir este objetivo de presunta utilización popular y turística no hacía falta distorsionar el espíritu propio del castillo y lamentamos que se haya producido un nuevo e innecesario ataque contra el patrimonio histórico de la provincia y, además, desde un organismo estatal.

domingo, 2 de abril de 2017

DE LA FUENTE CHARFOLÉ ANALIZA LA RELACIÓN DE SEBASTIÁN DE COVARRUBIAS CON LA MÚSICA



ESTE MARTES 4 DE ABRIL
A LAS 20 HORAS 
EN EL SALÓN DE LA RACAL 



Bajo el título de “Sebastián de Covarrubias, canónigo y músico” el musicólogo y compositor José Luis de la Fuente Charfolé analizará este martes 4 de abril en la Real Academia Conquense de Artes y Letras la relación del lingüista Sebastián de Covarrubias con la música cerrando la programación del actual trimestre de la corporación académica. Será, como viene siendo habitual, a partir de las ocho de la tarde en el salón de actos de la institución en la última planta del edificio de las antiguas Escuelas de San Antón, junto a la iglesia de la Virgen de la Luz y, también como siempre, con entrada libre y gratuita hasta completar la capacidad del local.

La música en el “Tesoro de la Lengua Castellana”

Lexicógrafo, criptógrafo, capellán del rey Felipe II y canónigo de la Catedral de Cuenca, Sebastián de Covarrubias y Orozco es famoso  sobre todo por su “Tesoro de la Lengua castellana o Española”, sin duda la mejor obra lexicográfica publicada entre el diccionario español-latín de Antonio de Nebrija en 1492 y el Diccionario de Autoridadesde la Real Academia Española del XVIII.  Publicado en 1611 es un diccionario etimológico pero también un excelente compendio de muchas facetas del saber. En sus páginas nos proporciona noticias de historia, geografía, mitología, refranes y proverbios, citas literarias y bíblicas, poesía popular, costumbres y curiosidades de todo tipo y, entre ellas, algunas relacionadas con la música que nos descubren la idea que se tenía de esta Bella Arte en la España de finales del siglo XVI.

El conferenciante

José Luis de la Fuente Charfolé nació en Cuenca en 1956. Comienza sus estudios musicales como alumno libre en el Conservatorio de Madrid con las máximas calificaciones, se inicia en guitarra con Manuel Beamud y en  1976 conoce a Ismael Barambio con quien perfecciona la técnica y estudia la guitarra de diez cuerdas efectuando  durante este tiempo conciertos patrocinados por la Diputación Provincial de Cuenca y por el ministerio de Cultura y estudia con David Russell, con quien realiza el I Curso Internacional de Jóvenes Intérpretes. Paralelamente a esa actividad concertística fue director del Grupo de Música Antigua Juan de Castro, con el que grabó en 1979 un elepé conmemorando el V Centenario de la Conquista de Cuenca por Alfonso VIII. De 1977 a 1980 fue director de la Coral de Cuenca, con la que participó en el estreno de la obra “Cantata de Annaick” de Cristóbal Halffter, prosiguiendo con la grabación de un disco con dicha agrupación. Realiza el II Curso Internacional de Música Antigua Española y Francesa celebrado en la localidad zaragozana de Daroca siendo allí donde conoce al clavecinista Keneth Gilbert y al laudista Jorge Fresno, miembro del Albicastro Enssemble Suisse, con quienes estudia musicología aplicada. A partir de aquí profundiza en los estudios de armonía y contrapunto con José Luis Turina y posteriormente se inicia en composición con Pedro Sáenz, ex-director del Conservatorio de Buenos Aires. Ingresa en el Gabinete de Música Electroacústica de Cuenca, donde estudia con Horacio Vaggione durante dos cursos los nuevos sistemas compositivos. Como compositor ha sido galardonado con Premios Nacionales e Internacionales como: el Ciudad de Segorbe de Composición Coral, el V Tribuna de Jóvenes Compositores de la Fundación March, el Internacional Cristóbal Halffter de composición para órgano o el Internacional de Composición Frances Civil. Fue premiado y becado por la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades para el perfeccionamiento en las Bellas Artes y en 2010 recibió el Premio Nacional de Investigación Musical y Estudios Musicológicos de la Sociedad Española de Musicología por su trabajo sobre el maestro de capilla Juan de Castro y Mallagaray. Secretario académico y Coordinador de Módulo en el Máster en Innovación e Investigación Musical (2014-2016), pertenece al Consejo de Redacción de la revista Anuario musical del CSIC, es director de la colección Fuentes Históricas de Cuenca  y vicepresidente de la Asociación Seminario de Cultura Lope de Barrientos. Sus composiciones han sido grabadas y estrenadas por prestigiosos solistas, orquestas y grupos camerísticos.