LA RACAL, PRESENTE EN LA APERTURA DE CURSO DE LAS REALES ACADEMIAS DE ESPAÑA


 FELIPE VI PIDIÓ A LAS CORPORACIONES ACADÉMICAS UN IMPULSO 
RENOVADOR QUE LAS SITÚE EN LA VANGUARDIA DEL CONOCIMIENTO 
AL SERVICIO DE LA SOCIEDAD



Representada por su director José Ángel García, la Real Academia Conquense de Artes y Letras estuvo presente el pasado jueves 16 de octubre en el solemne acto de apertura del nuevo curso 2014-2015 de las Reales Academias  que, presidido por el rey Felipe VI, se celebró en la sede en Madrid de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (RAC) cuyo presidente, Alberto Galindo, abrió la sesión con una intervención en la que, tras dar la bienvenida a todos los asistentes y agradecer la presencia del monarca, remarcó la importancia del “permanente y vigoroso desarrollo de la ciencia, la cultura, la investigación y la tecnología”. Tras la lectura de la memoria del curso anterior llevada a cabo por el secretario general de la RAC Jesús Santamaría, la lección inaugural corrió a cargo del académico de la corporación científica y catedrático de Medicina Carlos Belmonte quien, bajo el título de “Desenmarañando el cerebro: los caminos de las neurociencias” analizó el desarrollo histórico de la investigación del sistema nervioso y la situación actual de su conocimiento.

Por su parte el ministro de Educación, Cultura y Deporte José Ignacio Wert, asimismo presente en el acto, subrayó cómo tanto las ocho Reales Academias –las de la Lengua, la Historia, de Bellas Artes de San Fernando, de Ciencias Morales y Políticas, de Medicina, de Jurisprudencia y Legislación, de Farmacia y la propia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales –integrantes primeras del Instituto de España como las cincuenta y dos asociadas de toda España, entre las que se encuentra la RACAL, “representan el pináculo del saber y son garantes del rico patrimonio de las ramas de cada una de ellas”. A su vez, y cerrando el acto, Felipe VI, tras recordar que “la creación de las Reales Academias, hace ahora tres siglos, es una buena muestra de que la promoción, la conservación y la difusión del conocimiento goza en España de una sólida tradición” y que nuestra Constitución de 1978 “recogió y actualizó este legado al asignar al rey el alto patronazgo de esas corporaciones”, animó a “quienes las integráis de manera tan leal y eficaz” a “dar un impulso a vuestra tarea con un aire renovador que os sitúe a la vanguardia del nuevo milenio al servicio de nuestra sociedad” 

Comentarios

Seguidores