EL LIENZO DERRUIDO DEL MURO DE LA CALLE ALFONSO VIII DE CUENCA DEBE SER RECONSTRUIDO TAL COMO ERA


Ante las numerosas noticias aparecidas durante los últimos meses sobre diferentes propuestas de intervención en el lienzo de muro derruido de la calle Alfonso VIII de nuestra capital provincial, la Real Academia Conquense de Artes y Letras, en cumplimiento de sus obligaciones y de los fines que por su propia condición y estatutos tiene encomendados, y tras haber tratado el tema en su última asamblea general, desea manifestar:

1.- El muro de las calles Andrés de Cabrera y Alfonso VIII, que discurre desde la Puerta de San Juan al arranque de la calle de Mosén Diego de Valera (Zapaterías) es producto del Plan de Antonio Carlevaris de 1893 que preveía, como así se cumplió entre ese mismo año y 1916, la completa demolición de todas las casas existentes en la acera izquierda, en el sentido de subida, de dichas calles para ensanchar sus calzadas. Ese muro reemplazó las fachadas de los edificios derruidos en un proyecto urbanístico que englobaba los accesos a la plaza del Carmen desde la zona de la antigua Iglesia de San Juan Bautista y desde la propia calle de Alfonso VIII.

2.- Ese muro, con la hiedra que desde hace muchos años lo reviste, vino a conformarse como una novedosa y afortunada interpretación de jardín vertical y ha constituido y  sigue constituyendo para varias generaciones de conquenses y visitantes  una de las imágenes urbanas más identificables y apreciadas del paisaje interior de la ciudad de Cuenca, y representa una unidad urbanística plenamente consolidada que no debe sufrir alteración alguna en detrimento de sus valores ambientales, históricos y paisajísticos.

Por consiguiente, la Real Academia Conquense de Artes y Letras propone que la parte de ese muro hoy derruida sea recompuesta de nuevo tal y como estaba anteriormente. En caso de que las actuales dificultades económicas sean impedimento para ello, la propuesta de la RACAL es que esa reconstrucción tal cual era debe ser un objetivo irrenunciable a cumplir cuando las circunstancias lo permitan, arbitrándose entre tanto, y siempre de modo provisional, las medidas de seguridad y accesibilidad que correspondan, que nunca deberán ser consideradas como una solución definitiva.

Esta propuesta de la Real Academia Conquense de Artes y Letras – acompañada del un texto más extenso que a continuación se reproduce en este mismo blog y en el que se explicitan con mayor detalle las razones que la sustentan - ha sido presentada al Ayuntamiento de Cuenca, a la Comisión de Patrimonio, al Consorcio Ciudad de Cuenca y a la Asociación Hispania Nostra. 

Comentarios

Seguidores