HOMENAJE EN LA RACAL A LA POETA Y PERIODISTA CONQUENSE ELVIRA DAUDET



EL PRÓXIMO SÁBADO 17 DE SEPTIEMBRE
A LA UNA DE LA TARDE

                                                                            Elvira Daudet

El próximo sábado 17 del presente mes de septiembre el salón de la Real Academia Conquense de Artes y Letras servirá de marco al homenaje que un nutrido grupo de escritores de Madrid y de Cuenca van a rendir a la periodista y poeta conquense Elvira Daudet, una figura de larga y contrastada trayectoria en ambos campos pero que, como tantas veces, por desgracia, ocurre, no ha sido tan reconocida como debiera en su tierra natal – salvo excepciones como la aplaudible decisión municipal de dar su nombre a una de las calles capitalinas – una actitud que en cierta medida quiere enmendar esta cita que se iniciará a las doce del mediodía con su recepción precisamente ante la placa que da su nombre a esa vía urbana para continuar posteriormente, a partir de la una de la tarde, en las dependencias de la RACAL, en un acto de carácter eminentemente literario y abierto a cuantos quieran asistir que contará asimismo con la presencia e intervención, junto a sus organizadores y miembros de la Academia, de un representante del Ayuntamiento de la ciudad.

Nacida en Cuenca en 1938, Elvira Daudet ha practicado tanto la información como la literatura. Su labor como periodista la llevó a formar parte de las redacciones de los diarios Pueblo, ABC e Informaciones, a regir la sección de Cultura de El Independiente y a dirigir La Tarde de Madrid y la revista Derechos Humanos. En Televisión Española dirigió y presentó la serie “Está llegando la mujer” dedicada a la inserción femenina en el mundo laboral y como corresponsal en Roma de Pueblo fue la primera periodista extranjera que dio la noticia del Compromiso Histórico de Enrico Berlinguer y del asesinato de Pier Paolo Passolini, amén de dar asimismo cuenta informativa de de las masacres fascistas de la década de los sesenta, la violencia de las Brigadas Rojas y el secuestro y asesinato de Aldo Moro. Su faceta literaria se ha centrado mayoritariamente en el campo de la poesía, un género expresivo  que siempre ha considerado como una necesidad, un soplo que te derriba en el momento más inesperado, al que es imposible resistirse”, con títulos como El primer mensaje” (1959), “España de costa a costa”, ·Crónicas de una tristeza” (1971),  “El don desapacible” (1994), “Terrenal y marina” (2000), “Laberinto Carnal” (2011) o “Cuaderno del Delirio” (2012) además de varias antologías, pero su hacer también abarca la novela – “Orestes murió en la Habana” (2003) y “La Gioconda llora de madrugada” (2006) – y libros de contenido periodístico como “Los empresarios” (1974)

Comentarios

Seguidores