LA RACAL PIDE AL AYUNTAMIENTO DE CUENCA EL RESTABLECIMIENTO DE LA FERIA DEL LIBRO




La Real Academia Conquense de Artes y Letras ha dirigido un escrito a la nueva corporación municipal conquense pidiéndole la recuperación de la Feria del Libro de la ciudad que tras unas últimas ediciones celebradas ya con un acusado declive en su realización terminó por desaparecer de la oferta cultural en 2013. En ese escrito la RACAL hace en primer lugar  un repaso de la propia historia de la Feria desde que en 1979 tuviera lugar por primera vez promovida por el primer ayuntamiento democrático hasta su desaparición hace dos años. Una historia iniciada con las veintitrés ediciones patrocinadas por el ayuntamiento conquense y continuada luego, a partir de 2003 y cambiando la numeración de la cita, por la Diputación provincial con la colaboración de la Junta de Comunidades en un proceso que la llevó, en 2009, a su nueva denominación como Feria del Libro, la Lectura y las Industrias Culturales y que finalmente vino a truncarse, cual quedó dicho, con su no realización ni en 2014 ni en el presente 2015, después de que ya en 2013 la administración autonómica se hubiese retirado de su organización. Tras dejar testimonio de esa historia la Academia destaca la condición de fiesta lúdica, alegre, participativa, cultural y económica que tiene siempre una Feria del Libro con su “amable mezcolanza de escritores, editores, libreros, bibliotecarios y lectores, niños y mayores” y de “ocasión memorable para dar protagonismo a un elemento singular, de características manejables y aspecto agradable, sencillo, amistoso, consolador, cargado de emociones y sentimientos: el libro, centro de cualquier referencia cultural”; la RACAL subraya asimismo sus generalizadas características de actividad de carácter local celebrada en  pueblos y ciudades, una celebración tras la que, continúa diciendo la corporación académica, “hay siempre un motor ineludible, el ayuntamiento del lugar, cuyo esfuerzo económico y organizativo recibe la compensación de una respuesta masiva, cargada de simpatía, por quienes la disfrutan”. 

Por ello, la RACAL considera  su deber, cumpliendo los propios fines señalados en sus estatutos de velar por la promoción y potenciación de la cultura en la capital y en la provincia conquenses, reivindicar la recuperación de la Feria del Libro de Cuenca, por iniciativa y bajo la responsabilidad municipal. En su escrito la Academia insiste en que “el ayuntamiento de Cuenca debe recuperar la organización de la Feria del Libro, como una de sus competencias ineludibles” y considera que “el coste de esta actividad, insignificante en el conjunto presupuestario, no debe ser motivo suficiente para impedir que tras idas y venidas, indecisiones e indefiniciones, se cierre el círculo y la Feria vuelva a celebrarse”  y señala sus preferencias porque además la Feria del Libro vuelva “a  la calle, al aire libre, a una plaza, vía pública peatonal o jardín, pero a la calle, que es su ámbito natural y donde  alcanza su verdadera y alegre dimensión”. El texto finaliza señalando que en estos momentos en que “una nueva corporación emprende, con el mayor de los entusiasmos, la gestión de las actividades colectivas, creemos que ésta es una propuesta digna de figurar en cualquier programa de actuación municipal”. 

Comentarios

Seguidores