UN NUEVO POEMARIO DE MIGUEL ÁNGEL CURIEL ABRE EL TRIMESTRE EN LOS MARTES DE LA RACAL

EL MARTES 1 DE ABRIL A LAS 20 HORAS
EN SU SEDE DE SAN ANTÓN´

CONFERENCIAS SOBRE HISTORIA, CARTOGRAFÍA Y LITERATURA, RECITALES, UNA MESA REDONDA DENTRO DE LA PROGRAMACIÓN DE LA FERIA DEL LIBRO  Y LA PRESENTACIÓN DE UN DISCO DE CÉSAR CORPA  COMPLETAN UN PROGRAMA QUE SE CERRARÁ CON LA RECEPCIÓN COMO ACADÉMICO DE HONOR DEL DIRECTOR DE ORQUESTA  THEO ALCÁNTARA

                                                                                           Miguel Ángel Curiel

Con la presentación del nuevo poemario – El agua (Poesía 2002-2012) - del escritor castellanomanchego Miguel Ángel Curiel con el que, junto a un volumen de la argentina Laura Giordani, iniciaba bien recientemente su andadura la nueva editorial madrileña Tigres de Papel, comenzará este martes 1 de abril la Real Academia Conquense de Artes y Letras, sin solución por tanto de continuidad, el nuevo trimestre de su programa “Los martes, en la Academia”. Será, como siempre, en el salón de actos de su sede en el edificio de las antiguas Escuelas de San Antón, junto a la Iglesia de la Virgen de la Luz, pero, eso sí, retrasando treinta minutos su habitual hora de comienzo que pasa de las siete y media a las ocho de la tarde.

Miguel Ángel Curiel

Nacido en 1966 en la población alemana de Korbach en el seno de una familia extremeña con la que, a la temprana edad de un año, se trasladó a Talavera de la Reina, ciudad donde se crió y educó y que siempre ha considerado como su verdadero lugar de origen, Miguel Ángel Curiel – poeta, narrador y artista plástico - es autor, antes de esta su nueva salida editorial de poemarios como El verano, Hálito, Un libro difícil, Mal de Altura, Por efecto de las aguas, Trabajos de purificación, Diario de la luz, Luminarias o Hacer hielo. Ha obtenido, entre otros, los Premios Esquío, San Juan de la Cruz, Ciudad de Mérida y el Nacional José Hierro,  además de hacer sido accésit del Adonais. Convencido de que los poemas serían los ojos y el corazón del lenguaje, en su obra se observa en muchas ocasiones una ruptura del discurso lógico que, junto con abundantes correspondencias semánticas insólitas, nos hace oír en sus versos el eco de la tradición surrealista. A propósito de su nuevo libro, Ángel Luis Luján ha hablado de una esencialización tanto formal como temática que no le resta en modo alguno el carácter eminentemente comunicativo que lo caracteriza.   

Literatura, historia, cartografía y música en la nueva programación

Tras la presentación del libro de Curiel, “Los Martes, en la Academia”, proseguirán sus citas semanales – con el sólo lógico paréntesis de la Semana Santa – con un programa que incluye una conferencia del profesor Ángel Luis López Villaverde sobre “Memoria histórica y desmemoria histérica: debates y reflexiones sobre el pasado traumático en España”;otra del historiador Jesús López Requena sobre “La provincia de Cuenca a través de los mapas”; una mesa de debate sobre el libro que se desarrollará en vez de en la propia sede de la corporación en el ámbito de la Feria del Libro de la ciudad; un recital poético de Pilar Narbón; una conferencia sobre Bécquer del profesor Agustín Porras; otra del escritor conquense Antonio Lázaro sobre la figura de Antonio Enríquez Gómez; la presentación de un disco del cantautor César Corpa y la de un nuevo poemario de José Ángel García, El trimestre se cerrará el jueves 5 de junio con la solemne recepción como Académico de Honor de la institución, en la Sala Dos del Teatro Auditorio de Cuenca, del internacionalmente reconocido director de orquesta conquense Theo Alcántara. 

Comentarios

  1. DE VIAJE POR TIERRAS DE LA PROVINCIA DE CUENCA

    Todo es como el silencio
    y como la decadencia,
    agua estancada, espera.
    Casi saliendo de Valencia, ciudad, dicen que reino, país que no aletea,
    llegué a un portillo, antigua senda, ahora moderna autovía que me aleja,
    y acerca a mi verdadera tierra.
    Mientras cruzo por Requena
    que sale a mi paso y me saluda con su castillo y bodegas,
    antiguos palacios, posadas de viejas galeras
    y conventos en los que resuenan ángelus y letanías
    pegadas a sus paredes viejas
    me entran ganas de echar la siesta
    pero desisto más que nada por vergüenza.
    San Antonio se me muestra de lejos y de cerca
    tan llena de orgullo que sus hijos e e hijas de diferentes tendencias
    no dudan en clamar todavía su independencia
    y por ser de buena mañana todavía hago parada en Utiel, altiplanicie cerca,
    como quien espera que en ella
    aparezca un ruiseñor y cante lo que en su alma se fabrica con sus penas.
    Continua mi viaje
    entre fuentes que corren por mi cabeza,
    campos con cepas
    en los que despuntan hojas verdes
    revestidas por fuera de cera labrada por abejas
    y llegan en ese transitar de mi vida por estas sagradas tierras
    las aguas esas
    que si las ves no se tocan
    y si no se ven es porque alguien lejos, entre cantares y tejas, se las lleva.
    Por fin
    patria y frontera
    de un infante que murió escribiendo moralejas
    quedo petrificado cuando mis ojos contemplan
    Alarcón, gran fortaleza,
    con sus murallas, torreones y castillejos
    en los que dormitan las comadrejas.
    De esta forma ya comido
    y con la panza llena de cordero y vino de la tierra
    me marcho otra vez sin mirar atrás
    pues los pecados que me invaden por dentro y por fuera
    me pueden convertir en estatua de sal
    y en estas tierras
    no se perdona nada que no sea
    pagar la primera ronda antes de que la noche invada las tabernas
    con historias tan viejas
    que todavía por aquí se recuerda al sacamantecas
    y al hombre del saco
    aquel que llevaba sus alforjas repletas
    de niños y niñas en edad de ir a la escuela.
    Honrubia con su presencia alivia mis penas
    y el Castillo de Garcimuñoz, Garcijudea, tierra de delicada presencia,
    me avisa de que Jorge Manrique me puede aparecer para leerme un poema
    y así llego, libre de penas, a Pinarejo, mi casa y despensa,
    si es que todavía anda por aquellas tierras

    Autor: José Vicente Navarro Rubio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Seguidores