LA POESÍA DE LA COLOMBIANA LILIÁN PALLARES Y DEL NEOZELANDÉS CHARLES OLSEN EN LA RACAL


EL JUEVES 27 DE FEBRERO EN COLABORACIÓN
CON “EL TREN DE LOS POETAS”

                                                                               Lilián Pallares

En una nueva colaboración con “El Tren de los Poetas”, el salón de actos de la Real Academia Conquense de Artes y Letras acogerá el jueves 27 del presente mes de febrero, a partir de las siete y media de la tarde, una doble lectura poética protagonizada por dos escritores de muy distinto origen geográfico: la colombiana Lilián Pallares y el neozelandés Charles Olsen.  

Nacida en la localidad colombiana de Barranquilla, Lilián Pallares, poeta, narradora y guionista, reside en Madrid desde el año 2001. Seleccionada entre los diez mejores escritores jóvenes de Latinoamérica por About.com, New York, en 2011, su pasión por el folclore, la danza, las raíces afro y el amor por la palabra, le han llevado a crear el espectáculo Afrolyrics” en el que fusiona su decir lírico con elementos visuales  y con música de percusión en directo. Ha publicado el libro de crónicas y relatos Ciudad Sonámbula (Aldevara) –que incluye sus dos galardonadas narraciones “Reflexiones del va y ven” y “Servicio Anónimo”– y el poemario-disco Voces Mudas (Fundación Progreso y Cultura).  Asimismo ha colaborado en publicaciones como Fragmenta, El Alambique, Ojos-Venus del MareA o Poetas bajo palabra, figura en las antologías IdignHadas y ErotizHadas (Unaria) y Las mejores historias de amor" (Pygmalión Edypro) y en el volumen de relatos La Petición (Amargord). Actualmente codirige con su compañero en el recital conquense el juego poético en internet “Palabras Prestadas” y la productora audiovisual en el ámbito literario y artístico Antena Blue.

Poeta y artista multidisciplinar el neozelandés Charles Olsen (Nelson, 1969) estudió Bellas Artes en Londres y ha expuesto sus pinturas y fotografías en esa ciudad y en Madrid, Barcelona, Oporto, Paris y Wellington. Además de a las artes plásticas se dedica a la música, la poesía y el vídeo. Es autor del poemario Sr. Citizen (Amargord) que aúna poesía, pinturas, fotos y dibujos. Ha participado en  libros como Las mejores historias de amor (Pigmalión Edypro),  Alora, la bien cercada o Poetas Bajo Palabra” (CLAF) y ha colaborado en revistas como  Revista Internacional de Poesía y Dibujo o Blackmail press 28 (revista de poesía neozelandesa). Su cortometraje “La danza de los pinceles” fue premiado en el Festival Flamenco de Cortometrajes de Madrid en 2010 y  su video-arte “Frágil” con música de Pieter Nooten fue presentado en Madrid al año siguiente dentro del espectáculo de danza “Frágil” de la compañía Cómplutum. Como quedó dicho codirige con Lilán Pallares el juego poético por internet “Palabras Prestadas” y la productora audiovisual Antena Blue. Su recital poético junto con Lilián Pallares, el pianista Pablo Rubén Maldonado y la bailaora Selene Muñoz, “Agita Flamenco” se presentó en la Bienal de Arte de Venecia de 2011 y en la SGAE, en Madrid, en 2012.

Comentarios

  1. ¡Por Dios!
    Semana Santa en Cuenta
    ya oigo al silencio comerse el ritmo
    de las palabras muertas en los labios
    y las lágrimas de los ojos relucientes como un sol en la tarde caído.
    Semana Santa
    entre pesares a la vuelta de un año cautivo
    como si el tiempo estuviera en sus adentros vacío
    y la rueda de la vida
    esa que nos lleva por las riberas, colinas, sierras, llanuras
    y campos con cultivos
    solo sirviera para indicarnos
    que estamos en tiempo de sufrir por lo que padeció Cristo.
    Cuenca y su Semana Santa
    nos trae olores a lo antiguo
    y uno que por ser conquense
    no renuncia a ninguno de sus principios
    siente por lo suyo
    lo mismo que sintió Cristo
    camino de ese calvario
    desde el cual vio llorar a una madre
    y sintió el frío
    llenarle por dentro antes de lanzar su último suspiro.
    Sin Semana Santa
    que sería de este nuestro mundo
    de lo cotidiano y normal,
    de lo moderno y tan raído
    que se nos va ya de capa caída como si fuera una gota de aceite diluida
    en un remolino.
    La palabra como ejemplo,
    paz, felicidad, sosiego y goce a ritmo de tambores
    y de turbas que se asoman a un precipicio
    como si la noche no tuviera horas
    y la espiritualidad esa que se destila a través de la tela
    que cubre un sepulcro
    fuera debida a lo mucho que creemos
    y a lo poco que nos importa ser testigos
    de una tragedia que se fraguó con un fin último
    redimir al mundo para gloria de quien se ofreció en Santo sacrificio.

    Autor: José Vte. Navarro Rubio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Seguidores